LAS VOCALES DE LA RISA

Reír con una u otra vocal tiene diferentes efectos en nuestro organismo. Cada uno de nosotros solemos hacerlo de forma preferente con una de ellas, vale la pena observar con que vocal solemos soltar nuestras carcajadas.

Ja: Reír con la “ja”, Es la más frecuente de las vocales, por lo general nos hace abrir la boca en todo su esplendor, a estirarnos y a abrir el pecho, es la carcajada por excelencia.  Provoca la vibración en la zona de los riñones, la cadera y del vientre, por lo que activa sus funciones y las llena de energía. Activa las gandulas suprarrenales y actúa sobre la adrenalina y la noradrenalina dando bocanadas de energía a nuestro organismo. Reduce el miedo y refuerza el valor. Y por si fuera poco activa la potencia sexual en  los hombres y en las mujeres resulta beneficiosa para los ovarios y la matriz.

Je: Cuando nos reímos con la “je”, incide vibrando bajo las costillas. Es la risa diplomática, en cierto modo la que expresa disimulo. Hace que se libere energía del hígado, vesícula biliar y tejido muscular. Es eficaz para reducir los enfados y las tensiones internas, favorece la tolerancia., la paciencia y facilita el proceso de la digestión.

Ji: Al reírnos con la “ji”, se produce vibración en la zona del cuello y del corazón. Es la risa saltarina, que nos incita a bailar, es optimista y simpática. Activa la creatividad y la intuición. Actúa sobre el sistema nervioso y estimula la glándula tiroides pudiendo tener efectos beneficiosos en los problemas de obesidad. También influye sobre el intestino delgado y activa la circulación, lo que la convierte en muy adecuada para mejorar problemas de varices.

Jo: Cuando alguien se ríe con la “jo”, siempre pensamos en la figura de “Papa Noel”, invitándonos a sacar la barriga   poner cara de bonachón. Su vibración se nota  en la cabeza, e incide en la glándula pineal, la hipófisis, la pituitaria, y el hipotálamo. Libera energía del sistema digestivo, (desde la boca hasta el ano), bazo y páncreas, Es una muy buena risa para los postres, pues nos ayuda en los procesos digestivos y también en el tratamiento de la celulitis.

Ju: La risa con la “ju”, es una risa oscura, la de más bajo tono y vibración, pero muy potente si practica con frecuencia.  Activa la zona pulmonar regulando alteraciones respiratorias. Altamente beneficiosa para liberar emociones y devolver el equilibrio del intestino grueso cuando se tensa a causa del estrés. Rompe los efectos negativos de los pensamientos dolorosos, frustraciones y bloqueos del pasado.

Pero el concierto de la risa no termina aquí, aún podemos ir mucho más allá, podemos combinar los sonidos con las notas musicales, los ritmos y los tonos, que fortalecen, ajustan y amplían todo su potencial  beneficioso y terapéutico. Practicar diariamente la risa con cada una de las vocales resulta francamente reparador y saludable.

Porque la risa no es solo la vibración que se produce al emitir cada una de sus formas, sino que lleva asociada a ella el canto y el baile.  Si nos dejamos invadir por su música rápidamente nos veremos moviéndonos, cantando y bailando con gracia y soltura al son de la alegría, liberados de los corsés de la vergüenza, inundados de una sensación de placer y del deseo de gozar de la situación y de momento, compartiendo de forma altruista una y mil carcajadas de colores, en una íntima correspondencia de sonidos rítmicos, que se desenvuelven en una espiral e carcajadas que atraparán al serio como si de un elixir mágico se tratara, arrancándole una sonrisa primero y mil carcajadas después.

 
  • Comparte en
Ultima modificación: 25-04-13  a las  18:24